Low Touch Economy of Food: motor de innovación en la industria alimentaria y restauración

22 septiembre 2020

Low Touch Economy of Food: motor de innovación en la industria alimentaria y restauración

En las últimas semanas he venido hablando del concepto de la Low Touch Economy, definida como esa economía perfilada por nuevos hábitos y regulaciones basadas en reducidas interacciones que requieran contacto cercano y mayores restricciones en lo relativo al turismo y la higiene*.

La disrupción de la Covid-19 en nuestras vidas va a cambiar, lo está haciendo de hecho, (al menos hasta que haya una vacuna o una terapia, ¿quizá 12-18 meses?) la forma en la que trabajamos, compramos, hacemos deporte, cuidamos nuestra salud, utilizamos nuestro tiempo libre y, -por supuesto- cómo nos alimentamos, nos proveemos de alimentos y socializamos en torno a la comida.

Es en estos últimos aspectos en los que me interesa centrarme. Es decir, en la Low Touch Economy of Food, es decir, la Economía de Bajo Contacto aplicada específicamente a la cadena de valor de la alimentación. Entendiendo por ella todo lo que va desde el campo al plato.

Dependiendo del tiempo que dure esta situación, algunos de estos cambios de comportamiento y regulaciones, echarán raíces y se incorporarán a esa “Nueva Normalidad”. (¿Os acordáis de cuando se fumaba en los restaurantes?…¿Y en los aviones, los autobuses…?)

Qué soluciones aparecen para que vivir, alimentarnos, comprar, acudir a un restaurante…siga siendo una actividad segura y apetecible.

En el presente artículo quiero mostrar algunos ejemplos del papel va a jugar la innovación para permitirnos afrontar el gigante reto que presenta este nuevo paradigma de una forma más cómoda, más segura, o que nos aporte mayor percepción de seguridad. Qué soluciones se están aportando para que vivir, alimentarnos, comprar, acudir a un restaurante…siga siendo una actividad segura y apetecible. Qué adaptaciones estratégicas tendrán que tomar los negocios de esta industria para que producir, distribuir y vender alimentos u operar un restaurante siga siendo una actividad sostenible y rentable. En algunos casos requerirá pequeños cambios, en otros, incorporar nuevas líneas de negocio, en otros, modificar completamente el modelo.

En este artículo recopilo algunos ejemplos de innovaciones que vienen a dar respuesta a los desafíos que plantea la Low Touch Economy of Food. (Nota: este artículo irá actualizando conforme identifiquemos soluciones o innovaciones relevantes).

Innovación en la Low Touch Economy of Food

Producción y Cadena de suministro – Logística

La cuarentena y el confinamiento ha disparado las cifras del e-commerce de alimentación hasta saturar y desbordar completamente las capacidades de los retailers. Algunas estimaciones las sitúan en hasta dos y cuatro veces superiores a la era pre-covid, y más limitadas por la capacidad de los retailers que por la propia demanda. Aunque la experiencia de usuario no ha sido ideal -webs inaccesibles, colapsos, retrasos, etc.) una buena parte de los consumidores la incorporarán a sus hábitos de compra.

El e-commerce de alimentación se ha visto limitado más por la capacidad de los retailers que por la demanda

¿Qué opciones encontramos en esta área para resolver esta vulnerabilidad? ¿Veremos supermercados que convierten parte de su espacio en áreas dedicadas al pickup? ¿Será la puerta de entrada a la automatización y la robotización más allá de las fábricas? ¿Será el momento de recalibrar la cadena de suministro para gestionar mejor la fluctuación de la demanda? ¿Cómo proteger a empleados y clientes en esta economía de bajo contacto? ¿Comenzarán a desaparecer los silos de datos entre los diferentes segmentos de la cadena? ¿Será el punto de partida de los sistemas de predicción colaborativos? ¿Será la oportunidad definitiva para los proveedores de entregas de última milla basados en formatos de la Gig-economy?

Muchas cuestiones, con un factor en común, la tecnología como parte fundamental de la respuesta. Esta crisis, como refleja Euromonitor- ha subrayado el importante papel que la tecnología juega en cómo los consumidores viven, trabajan, compran, y se divierten. Muchas compañías, están investigando el mercado, incluso realizando compras para impulsar sus capacidades en estos terrenos.

Soluciones para la Low Touch Economy of Food – Economía de bajo contacto en el sistema de alimentación

Las siguientes empresas y startups proponen soluciones que aportan su granito de arena en esta economía de bajo contacto. Desde soluciones para aumentar la capacidad de la última milla como los mini almacenes de fullfilment, hasta sistemas de optimización de la experiencia digital para que los compradores online novatos, se conviertan en leales clientes.

Producción y cadena de suministro

  • Factic: es una startup española especializada en analítica predictiva basada en IA para la cadena de suministro de alimentación. Su co-fundadro Adriá Quintana nos explicaba el papel todavía más relevante de trabajar con sistemas que ayuden a optimizar las predicciones en estas circunstancias y que sean capaces de aprender y ajustarse, y de arrojar datos predictivos complementarios por producto, por zona o por cliente. Precisamente Factic acaba de incorporar una funcionalidad a su solución para desarrollar predicciones de forma colaborativa entre el proveedor y el cliente.
  • ProGlove, es una startup alemana que fabrica escáneres de códigos de barra en formato wearable para entornos de fabricación, producción, logística e incluso venta minorista. Acaba de incorporar sensores de distanciamiento social a sus dispositivos para ayudar a los trabajadores a mantener la separación adecuada entre sí.
  • Fabric (antes CommonSense Robotics), startup israelí que utiliza una combinación de sistemas robóticos e Inteligencia Artificial en sus almacenes para despachar en menos de una hora encargos que incluyen producto fresco y congelado.
  • Takeoff Technologies: trabaja con supermercados, cadenas de restauración rápida, tiendas de conveniencia y farmacias. Utiliza sistemas robóticos en sus centros de micro-fullfillment, para hacer picking automatizado.
  • AlphaBot, un sistema de fulfillment desarrollado por Walmart y Alert Innovation, capaz de tomar y transportar la gran mayoría de los artículos de un supermercado.
  • InVia Robotics, es una startup que ha levantado $20 millones para su solución de robots por suscripción para almacenes de e-commerce.
  • Asti Mobile Robotics: desarrolla un robot para desinfectar almacenes mediante luz ultravioleta.

Retail y comercio online

  • TraceMyStory es una iniciativa de la startup Tracemy Drinks, participante de la última edición de la aceleradora Culinary Action! Dedicada a la trazabilidad de bebidas a través de blockchain. En estos tiempos ha pivotado su actividad hacia la creación de una app de basada en Inteligencia Artificial y AR para pequeños establecimientos puedan crear un canal de ventas online con tan solo grabar un vídeo con su móvil.
  • Nukula: en el último año hemos visto el boom de las aplicaciones de coaching nutricional, con las que el consumidor puede escanear cada producto y obtener una valoración del mismo según diferentes criterios. La propuesta de Nukula, une este concepto con el del comercio electrónico, ya que funciona como un canal de venta online enriquecido con la información nutricional. De esta forma, ese ejercicio de selección de producto se pueda realizar también en la compra desde casa o en la creación de la lista antes de salir hacia el súper. Así, evita tocar o escanear cada producto para ver la composición y se reduce el tiempo de estancia en el establecimiento.
  • Crowdless es una app colaborativa y anónima desarrollada por la Agencia Espacial Europea a partir de la idea original de la ‘startup’ Lanterne, para evitar las aglomeraciones. Permite conocer en tiempo real el grado de congestión de las calles o establecimientos como supermercados, restaurantes o centros comerciales.
  • Compra sin cajeros. Amazon, ha decidido ofrecer a otros retailers la tecnología que aplica en sus tiendas sin cajeros Amazon Go. Está por ver si los retailers estarán por la labor de comprar la tecnología a su gran competidor.
Nuro-low-touch-economy-of-food

Logística de última milla

Se calcula que esta logística de última milla, la que entrega al consumidor, cuesta al año más de $86.000 millones (2017). En mercados con márgenes estrechos como el retail o la restauración, estos costes suponen el principal talón de Aquiles. Pero precisamente por ello, y con mayor motivo a partir de la disrupción del Covid-19, uno de los campos de oportunidad más interesantes.

  • Vehículos autónomos: varios retaileres y cadenas de restauración están desarrollando pruebas para la entrega a domicilio mediante este tipo de vehículos. Por ejemplo, Kroger con Nuro, Domino’s con Ford, Tesco con Starship o Pizza Hut con Toyota. Hasta hace poco se consideraban experimentos con una proyección a largo plazo. Sin embargo, el impacto del coronavirus puede abrir una nueva era a los robots autónomos de entrega.
    Si bien es cierto que es un mercado todavía con limitaciones comerciales y regulatorias, otras grandes firmas ya se han involucrado en él, como Starship Technologies, com, Panasonic System Solutions Asia Pacific, Savioke, Amazon Robotics, Robby Technologies, Boston Dynamics, Robomart, Eliport, Dispatch, Piaggio Fast Forward, Marble, TeleRetail, BoxBot, Kiwi Campus.

El impacto del coronavirus puede abrir una nueva era a los robots autónomos de entrega.

Restauración

En la crisis de 2008 el principal gasto que se recortó en los hogares fue la comida fuera de casa. Si en 2020 sumamos a la crisis económica la sanitaria y de confianza, será probablemente el sector más afectado. No en vano reúne todas las características que lo hacen especialmente vulnerable: concentración de personas, interacción humana, alta sensibilidad ante la percepción de higiene y seguridad, cierta dependencia de la movilidad y percepción de ser un servicio no imprescindible o aplazable.

Las siguientes soluciones abordan algunos de estos retos:

  • Carta digital o sin contacto contact-less. Aunque el concepto ya existía, con la irrupción del coronavirus se ha convertido en un servicio clave en esta restauración de bajo contacto. Algunas tienen en su ADN el concepto de carta digital, otras, proceden de soluciones aledañas desde las que se han extendido como funcionalidad adicional:
    • Refoodlution: ya nació como carta digital especialmente para dar respuesta al reto de los alérgenos y en 40 idiomas. Pensando en ello, es una herramienta configurable, en la que el usuario puede marcar los alimentos a evitar, y solo aquellos platos adecuados y, automáticamente en el idioma en el que esté configurado su móvil. También permite configuración autónoma al restaurador para variar o promover determinados platos.
    • Menutech: también ofrece menús contact less y 100% mobile friendly a partir de códigos QR. Incluyen todas las declaraciones y etiquetados alimentarios relacionados con alergias e intolerancias multi-idioma , además de respetar el diseño personalizado que ya ofrecía.
    • Cheerfy: esta startup de fidelización para restaurantes ha pivotado ágilmente durante el confinamiento para incorporar a su plataforma funcionalidades para crear un canal online de delivery y para el pedido en sala sin contacto a través de carta digital.
    • Qbar. Startup también egregada de CulinaryAction! Ha ofrecido desde su nacimiento un sistema de gestión de pedidos y carta online a través de tecnologías contactless como chips NFC y códigos QR.
    • Gofoodie: nació como una herramienta orientada hacia el turismo gastronómico para el descubrimiento de restaurantes por tipo de plato o especialidad. Múltiples idiomas y cartas muy descriptivas han permitido a esta startups incoprorar sin mucha dificultad la funcionalidad de carta digital.
    • MrNoow: el preorder, que es el concepto en torno al que nace esta startup, añade una ventaja a la carta digital, si hablamos en términos de restauración de bajo contacto, y es que al pagar a través del móvil de forma anticipada, elimina uno de los momentos de fricción y facilita la rotación.
    • Le Carte-Restaurants, de It2innova: es una carta digital que a partir de una tarjeta ubicada en la mesa, salta al móvil del cliente, con fotos y más información.
    • Menú a un click, es otra solución para visualizar la carta desde el móvil a partir de un QR o una URL.
    • Camarero10: también ha desarrollado la tecnología necesaria para que los clientes puedan ver la carta y ordenar desde el móvil, en local y a domicilio, sin descargas ni aplicaciones.
  • Dispositivos – Robótica
    • Macco Robotics: cuando hablábamos de robótica en el restaurante, la fama se la llevaban los simpáticos camareros robóticos, aunque la apuesta se dirigía más bien a los espacios del back office. El coronavirus ha dado más relevancia a propuestas como las de la sevillana Macco Robotics. Kioskos o carritos robotizados, plataformas de servicio automatizadas y modulares para reducir la intervención humana que sirve y desinfecta locales y mobiliario a la vez.
  • Delivery y take away.

Si en algún área ha sido realmente disruptivo el impacto de la Covid-19 ha sido en restauración. Y la consecuencia inmediata ha sido la basculación hacia el delivery como única vía de mantener los negocios operativos, durante el confinamiento, como complemento imprescindible durante la desescalada, y con cierta probabilidad, como una línea de negocio adicional en la “nueva normalidad”.

El boom del delivery trae una segmentación de la demanda, con nuevos perfiles de consumidor; de la oferta con más variedad y rango de tickets medios; y de soluciones tecnológicas habilitadoras.

El efecto de este boom, está siendo una segmentación tanto de la demanda, con la incorporación de nuevos perfiles de consumidor; de la oferta con conceptos de delivery que se extienden al producto gourmet o de alta gastronomía; como -y es lo que nos ocupa aquí especialmente- al las soluciones tecnológicas habilitadoras de ese nuevo canal online. A los operadores más conocidos, (Deliveroo, UberEats, JustEat o Glovo), se han unido nuevos proveedores con ofertas alternativas en las que elegir. Adicionalmente, el click&collect gana protagonismo como alternativa al delivery.

  • CoverManager: dedicada a la gestión de reservas, adaptó desde el principio de la crisis su motor de reservas para permitir los pedidos para llevar. Operadores como Just Eat han incoprorado Food Orders en Instagram para que los restaurantes -especialmente locales- puedan recibir pedidos directamente desde sus stories a través de una pegatina.
  • ApperSt: plataforma de creación de webs y apps específicamente para restaurantes con Take Away & Delivery. Durante la cuarentena ha incrementado un 50% sus altas.
  • Cheerfy, mencionada anteriormente, lanza Cheerfy Shop que permite al restaurante ofrecer su propio servicio de pedidos online (delivery y take away) e integrarlo con su sistema de fidelización para crear una experiencia diferenciada al segmento de clientes clave, los más leales. Grupos nacionales como Grosso Napoletano, Grupo Lalala o internacionales como el británico Black Sheep Coffee la han incorporado.
  • Mr. Noow: la demanda del sistema de pedido y pago anticipado (click&collect) de esta startup madrileña se ha disparado en las últimas semanas.
  • Offeat y Noweat: cuando OffEat presentó durante el último HIP (26 febrero) su propuesta de servicio de delivery para oficinas mediante taquillas de entrega, (Contact less) algunos miembros del jurado dudaban de su market fit. Apenas dos semanas después, esta propuesta totalmente contactless gana enteros. Pero además, esta startup barcelonesa -también participante de Culinary Action!-, ha sabido adaptarse a las circunstancias, y crear Noweat, una ingeniosa solución a mitad de camino entre un servicio de take away y una máquina de vending, pensada, en este caso, para que los restaurantes puedan ofrecer este servicio totalmente sin contacto, y durante un horario extendido.
  • Y ¿ante tal avalancha, cómo no abrumar al consumidor, cómo ayudarle a elegir? Ese es el hueco que ha identificado Fidmi, una app que comprara las empresas de reparto de comida online y los propios restaurantes. De momento comparan costes de entrega, pero preparan ya otros indicadores como coste del menú, tiempos de entrega, ofertas, etc.
  • Gestión de sala, aforos, listas de espera
    • Japi es una aplicación basada en geolocalización pensada para la gestión de las colas o listas de espera, en aquellos establecimientos que no cuentan con reservas.
    • Nextt dispone de un sistema de control de aforo automático no invasivo que se instala en la puerta del establecimiento. Permite medir e informar de los tiempos de espera y de otros indicadores, como la tasa de abandono en las colas, o el ratio de conversión.

Áreas de oportunidad en la Low Touch Economy of Food

Son diversas áreas las que ofrecen oportunidades de innovación que den respuesta a los retos que afrontamos tanto a largo como a medio o largo plazo:

  • Previsión y gestión de los picos de demanda
  • Áreas de actividad canceladas o con fuertes restricciones
  • Integración de soluciones de hostelería que faciliten un flujo continuo de datos, independientemente del canal del que procedan. Especialmente ahora que la mayoría de los restaurantes incorporan los canales digitales
  • Robotización en procesado y producción de carne
  • Infraestructura de eGrocery y Cloud Retail: Servicios de E-commerce, on-demand y de conveniencia a la que se incorporan nuevos públicos, nuevos perfiles.
  • La nueva experiencia de compra física
  • Preparación ante nuevas olas de virus y sus consiguientes confinamientos o restricciones.
  • Vuelta hacia el consumo más cercano o local
  • Adopción cada vez más común de la digitalización ciudadana y la asistencia virtual. Virtualización de experiencias
  • Automatización de la cadena de suministro
  • Nuevos sistemas de producción de cercanía o última milla. (Vertical Farming)

Como decía, estos son algunos ejemplos de innovación en la para la Low Touch Economy of Food, o la economía de bajo contacto del sistema de alimentación. Si conoces otras soluciones en las áreas mencionadas, estaremos encantados de conocerlas e incorporarlas a nuestra selección. (Escríbenos a [email protected])

Entre tanto, quizá os interese participar en la convocatoria realizada por BFFood para buscar proyectos que puedan ser aplicables al sector alimentario y a su cadena de valor y que supongan una innovación, en sentido amplio, dirigida a fortalecer la resiliencia de la industria alimentaria frente a situaciones de emergencia derivadas de pandemias, como la provocada por el coronavirus.

*Definición de Board of Innovation


¿Te ha resultado útil?

5 / 5 ( 1 voto )

Comparte esta publicación

Source: techfoodmag.com

Desarrolla todo el potencial de tu proyecto o negocio con LABe.

Para startups Para empresas

Para Startups

Una incubadora de talento y emprendimiento que impulse proyectos mientras pone a prueba conceptos gastronómicos en un entorno real.

Para Empresas

Un laboratorio que permite testar herramientas y productos alimentarios, y un espacio en el que desarrollar nuevas líneas de negocio.

Para Horeca

Un espacio de formación técnica aplicada y asesoramiento profesional en nuevas tecnologías y Gastronomía digital.

¿A qué sabe el futuro?