La sostenibilidad, clave en el mundo postcovid-19 – elEconomista.es

24 agosto 2020

La sostenibilidad, clave en el mundo postcovid-19 – elEconomista.es

6:47 – 24/08/2020

Nadie podría haber previsto la pandemia de covid-19, ni la crisis de salud que siguió. El riesgo de enfermedades infecciosas no era una de las principales preocupaciones de ningún inversor, fuese «sostenible» o no.

Si bien podría decirse que es el mayor desafío de nuestro tiempo, también ha acelerado uno de los conjuntos de oportunidades más grandes para los inversores: el giro hacia la sostenibilidad. Durante la última década, los fondos ecológicos y sostenibles han demostrado con creces su capacidad para generar valor. De hecho, les fue mejor que a sus contrapartes frente a la brusca caída del mercado de las primeras semanas de la pandemia. El comportamiento de los inversores lo confirma: durante los primeros tres meses de 2020, los fondos de inversión sostenibles registraron entradas de 30.000 millones de euros en Europa. En pocas palabras, unos horizontes más amplios permiten una mejor gestión de los riesgos en todos los ámbitos.

«La crisis ha fortalecido la demanda de finanzas responsables»

Los datos muestran claramente que la crisis ha fortalecido la demanda de finanzas responsables (o finanzas verdes o sostenibles, según se prefiera) debido a cuatro razones principales, a saber: su visión del papel social de las empresas, su preocupación por los riesgos a largo plazo, su capacidad por la creación de valor y, por último, porque es coherente con la agenda política reinante.

Sin embargo, el éxito de la sostenibilidad en el pensamiento cotidiano de los inversores, las empresas y el ecosistema de inversión depende, en general, de que las finanzas aprovechen el momento, lo que a su vez depende en gran medida de que las finanzas trabajen mano a mano con los gobiernos. Para ello, los gobiernos deberán ser más exigentes y los servicios financieros deben establecer estándares sólidos que eviten el green washing, implementen la asociación de ayuda y subsidios con los compromisos ASG originales y apalanquen la inversión privada en una economía sostenible.

En 2008, fue el sector financiero el que precipitó la crisis y fue totalmente castigado por su opacidad, su complejidad arcana y su falta de conexión con la economía real. Acorralado y acusado de todos y cada uno de los errores, es justo decir que la industria financiera no estaba bien posicionada para reinventarse hace una década. Hoy no hay excusa. Las circunstancias le han legado una misión, un «propósito», un objetivo de interés público que está demasiado lejos de lograr.

Sin embargo, la transformación del sector financiero no ocurrirá por sí sola. Hace un año, la Business Roundtable, un grupo de presión conservador compuesto por las principales corporaciones estadounidenses, reunió a sus 250 directores ejecutivos para anunciar la desaparición de la teoría del shareholder value, pero no se tomaron medidas concretas para desmantelar los efectos de los 50 años, mito según el cual el director de una empresa debe perseguir con determinación el único objetivo de maximizar el valor de las acciones de los accionistas.

«Nunca antes las autoridades, políticas o económicas, habían puesto tanto énfasis en la necesidad de invertir en una economía sostenible e inclusiva»

Y aquí radica la promesa del momento que nos ocupa. Nunca antes las autoridades, políticas o económicas, habían puesto tanto énfasis en la necesidad de invertir en una economía sostenible e inclusiva. Renovables, eficiencia energética, movilidad limpia, asistencia sanitaria accesible para todos, economía circular, agricultura sin pesticidas: ahora todos se hacen eco de las teorías de inversión de las finanzas sostenibles. Para hacerlo, los gobiernos deben inyectar cantidades masivas de capital en la economía a través del sector financiero, que, esta vez, no se presenta como «el enemigo». En cambio, expuesto como está a toda la economía, sus intereses están en gran medida alineados con los de las autoridades públicas.

Los expertos están pidiendo cada vez más condiciones para la asistencia pública de emergencia y los planes de estímulo masivo que las circunstancias económicas y sociales requerirán en el futuro. Si deseamos transformar nuestra economía y reorientarla hacia un camino inclusivo y con bajas emisiones de carbono, los planes de estímulo del gobierno y las capacidades crediticias del sector privado deben adoptar un conjunto de criterios compartidos. Es decir, es hora de exigir que las instituciones financieras también cumplan un contrato de transformación y contribuyan a financiar proyectos que tengan un impacto social positivo, como sistemas de salud más resilientes.

«El impulso a la sostenibilidad también debe ser de abajo hacia arriba»

Esta transformación debe ser de arriba hacia abajo, como por ejemplo, la necesidad de Europa de ir más allá de la «taxonomía» establecida para garantizar un lenguaje común para los «activos ecológicos» mediante la creación de una agencia de calificación ambiental y social europea que incluya el impacto de las empresas en el clima y la biodiversidad. Esto es urgente tanto para estructurar el mercado como para afirmar la soberanía de Europa sobre las normas financieras, lo que ayuda a garantizar que las iniciativas individuales no operen con propósitos contradictorios.

El impulso a la sostenibilidad también debe ser de abajo hacia arriba. En general, la gente es cada vez más consciente de las ventajas de los comportamientos sostenibles; los alimentos orgánicos son un excelente ejemplo. Si bien se dan muchas razones psicológicas de por qué no ocurre lo mismo con sus ahorros, una explicación simple radica en una intermediación extrema que limita tanto la transparencia como el acceso para los ahorradores individuales. Una acción doble puede impulsar a la gente común a actuar según lo que las encuestas muestran que son sus intenciones. Primero, cree e implemente una etiqueta transparente unificada a nivel nacional y europeo para identificar productos financieros verdes y, en segundo lugar, legislar su disponibilidad para los hogares.

Hoy no es momento para medias tintas. El mundo postcovid necesitará finanzas sostenibles más que nunca, y la oportunidad está lista para aplicar esos principios y acciones cuya relevancia y viabilidad han sido ampliamente demostradas por los defensores de las finanzas sostenibles durante la última década. Para que la oportunidad se convierta en acción, se requerirá determinación política y buena fe por parte del sector financiero.

* Philippe Zaouati es consejero delegado de Mirova, una gestora de fondos filial de Natixis IM dedicada a la inversión sostenible.

Source: eleconomista.es

Desarrolla todo el potencial de tu proyecto o negocio con LABe.

Para startups Para empresas

Para Startups

Una incubadora de talento y emprendimiento que impulse proyectos mientras pone a prueba conceptos gastronómicos en un entorno real.

Para Empresas

Un laboratorio que permite testar herramientas y productos alimentarios, y un espacio en el que desarrollar nuevas líneas de negocio.

Para Horeca

Un espacio de formación técnica aplicada y asesoramiento profesional en nuevas tecnologías y Gastronomía digital.

¿A qué sabe el futuro?