La inversión en AgriFood Tech ya bate el récord de 2020

30 noviembre 2020

La inversión en AgriFood Tech ya bate el récord de 2020

El sector AgriFood Tech mantiene su fortaleza en 2020 y se encamina hacia un nuevo récord de inversión. Al final del tercer trimestre del año, la inversión en AgriFood Tech ha alcanzado $11.600 millones. Esta cantidad lleva el dato de inversión acumulada desde 2010 a $46.400 millones, según el informe de Finisterre Ventures. (La inversión en AgriFood Tech acumulada en España es de €649MM, de los cuales 229MM corresponden a las diversas rondas de Glovo), según Eatable Adventures. Esta tendencia está en línea con estimaciones optimistas para la industria de la alimentación. Según Euromónitor, alimentación y bebidas no alcohólicas serán los únicos sectores de la economía con crecimiento positivo en 2020 (2%). Destacan categorías como premium y super-premium (1.7%), y las omnipresentes plant based (148%, según IRI)

La inversión en AgriFood Tech ha alcanzado $11.600 millones en lo que va de 2020

Inversión en AgriFood Tech: un trimestre robusto en AgTech

La pandemia ha dado visibilidad a la cadena de suministro y ha provocado que tanto los consumidores como los inversores se hayan percatado de los retos en la producción de alimentos. En el campo o en las plantas de producción, la atención se ha puesto en en la seguridad de los empleados, especialmente en aquellos cultivos en los que han de trabajar de forma más cercana. Por ello, la automatización ha subido puestos en la agenda de este tipo de negocios. Otras áreas de creciente interés son la protección de cultivos, los cultivos indoor y la salud animal. La inversión en Agtech ha alcanzado en lo que va de 2020 $3.070 millones. El tercer trimestre de 2020 se aupa como el segundo periodo más fuerte desde 2010.

Subsegmento Food Tech

En 2020 las preferencias de los consumidores han continuado evolucionando hacia la nuevos tipos de empresas de alimentación que apuestan por las proteínas alternativas con mejor funcionalidad, conveniencia y sostenibilidad. El Covid-19 también ha retornado a las personas al consumo en el hogar, aumentando la cesta de la compra y el comercio electrónico. El crecimiento en inversión Food Tech se mantiene robusta y continúa su senda acelerada durante 2020, con $8.400 millones hasta octubre, superando así las cifras de 2019. Los inversores han apostado por modelos de delivery, ecommerce, meal kits, o dark kitchens. Estos segmentos han capturado el 57% del capital invertido durante los tres primeros trimestres de 2020. Las soluciones de optimización de la cadena de suministro también registran importantes crecimientos. Capítulo aparte lo merece el sub-segmento de Restaurant Tech, que -salvo las soluciones dirigidas al delivery- se han visto lastradas por los cierres de establecimientos, incluso la desaparición de algunos de ellos.

La creciente preocupación en torno al impacto de la producción de carne continua impulsando la inversión en proteínas alternativas, que capturan el 32% del capital vertido en statups food tech en 2020, con mega rondas como Memphis Meats ($186.3M), Perfect Day ($300M) o LiveKindly ($335M). Mientras la primera ola de compañías se beneficiaron de ser las pioneras en un movimiento y de un buen trabajo de branding, sus seguidores tendrán que mostrar resultados superiores en desarrollo de producto, lograr una oferta diferenciada y mejorar los ratios económicos, especialmente en productos cell-based y fermentados.


¿Te ha resultado útil?

Comparte esta publicación

Source: techfoodmag.com

Desarrolla todo el potencial de tu proyecto o negocio con LABe.

Para startups Para empresas

Para Startups

Una incubadora de talento y emprendimiento que impulse proyectos mientras pone a prueba conceptos gastronómicos en un entorno real.

Para Empresas

Un laboratorio que permite testar herramientas y productos alimentarios, y un espacio en el que desarrollar nuevas líneas de negocio.

Para Horeca

Un espacio de formación técnica aplicada y asesoramiento profesional en nuevas tecnologías y Gastronomía digital.

¿A qué sabe el futuro?