Just Eat Takeaweay: el nuevo campeón europeo de la economía digital

22 junio 2020

Just Eat Takeaweay: el nuevo campeón europeo de la economía digital

La holandesa Takeaway se ha convertido en la mayor plataforma fuera de China por ingresos en el sector de la comida a domicilio gracias a las compras de Just Eat y de GrubHub.

Europa ha alumbrado en nuevo campeón mundial digital. En cuestión de meses, la holandesa Takeaway ha pasado de ser el líder de las plataformas de comida a domicilio en Europa continental a convertirse en el mayor jugador mundial fuera de China por ingresos. En medio, dos operaciones de calado: la compra del líder en Reino Unido Just Eat por 8.000 millones de dólares y la adquisición de la estadounidense Grubhub por 7.300 millones de dólares. Takeaway, que en su OPV de 2016 se valoró en 1.000 millones de euros, ahora tiene una capitalización bursátil de 12.900 millones de euros.

Just Eat Takeaway está en el club de los unicornios europeos con valoraciones por encima de los 10.000 millones de euros junto a empresas como la plataforma de música Spotify, la compañía de pagos Adyen, la también empresa de reparto Delivery Hero (el otro campeón mundial del sector con ADN europeo) o la cibertienda Zalando.

El nuevo titán de este negocio sirvió el año pasado cerca de 600 millones de pedidos a más de 70 millones de clientes de 25 países, y obtuvo unos ingreso conjuntos de 2.700 millones de euros, por encima de los 2.260 millones al cambio de Uber Eats.

Concentración

La operación Just Eat Takeaway-GrubHub es la última de un sector marcado por la concentración. Todos los grandes jugadores se han construido mediante adquisiciones en un negocio donde ganar escala es imprescindible para sobrevivir. «En la evolución del sector hemos visto cómo primero se han creado campeones locales, luego campeones regionales y ahora campeones mundiales. Es un movimiento natural que probablemente continuará», resume Beatriz Romanos, consultora especialista en Food Tech.

«Hemos pasado de los campeones locales a los regionales y ahora a los globales»

Pongamos el caso de Just Eat: creció comprando jugadores locales (como los españoles Sin Delantal y La Nevera Roja) antes de acabar engullido por su rival europeo Takeaway, que construyó así un grupo que ahora ha dado un salto a la liga mundial con la compra de GrubHub. Una operación que, además, permite a la europea frenar las ambiciones de Uber Eats, su gran rival, que también se interesó por la plataforma estadounidense en su batalla por el liderazgo en EEUU.

La concentración seguirá, vaticina Enrique Porta, socio de Consumo y Distribución de KPMG. «El modelo de negocio de cualquier plataforma tecnológica, y éstas no son una excepción, se basa en la escalabilidad; y la concentración empresarial es una vía rápida para ganar la dimensión y la masa crítica necesaria», dice. Porta recuerda que si no se ofrece una propuesta de valor diferencial, el consumidor «no es proclive a utilizar muchas plataformas diferentes», lo que alienta ese proceso de concentración, puesto que «no hay espacio y mercado suficiente para muchos jugadores pequeños». Un menor número de rivales incrementa el valor de los que sobreviven, porque aumentan su poder de negociación y se convierten «en un canal crítico de intermediación y de decisión de compra del consumidor», dice.

Grandes inversores como SoftBank, Naspers, Rakuten o Amazon han tomado posiciones en este mercado, donde la asignatura pendiente es la rentabilidad. «Estos modelos de negocio precisan volúmenes masivos de transacciones y bases de clientes amplias y activas para alcanzar la rentabilidad», explica Porta.

Rentabilidad

En un negocio en el que se quema mucha caja para ganar clientes vía promociones y márketing, es muy difícil sobrevivir si no se está entre los líderes en cada país. De ahí que muchos jugadores hayan tenido que abandonar mercados: Uber Eats se ha salido de países como India, Egipto o la República Checa; la española Glovo anunció a comienzos de año que dejaba cuatro países; Deliveroo tiró la toalla en Alemania hace casi un año; y Delivery Hero optó por vender su filial germana a su rival Takeaway, entre otros muchos movimientos.

Además del esfuerzo de captación de clientes, las plataformas con flota suman los costes de la logística. «Hablamos de márgenes muy estrechos, por eso cada segundo cuenta en logística para ganar puntos de rentabilidad», explica Romanos, quien pone de relieve la importancia de la tecnología para ganar eficiencia en las operaciones.

«El modelo de negocio de estas plataformas tecnológicas se basa en la escalabilidad»

No todos los modelos son iguales. Just Eat, Takeaway y GrubHub nacieron como plataformas que ponían en contacto a restaurantes con servicio a domicilio con el consumidor, un modelo donde al eliminar la logística de la ecuación es más fácil ser rentable. Con el tiempo, han sumado servicio de reparto como Uber Eats o de Deliveroo, aunque supone un porcentaje pequeño de su negocio.

En la presentación a analistas tras la adquisición de GrubHub, Jitse Groen, fundador de Takeaway, ponía el acento en el hecho de que, a diferencia de sus rivales, la compañía ha demostrado su capacidad para ser rentable. Just Eat Takeaway tuvo el año pasado un ebitda ajustado positivo de 234 millones de euros. Por su parte, Grubhub se anotó 168 millones de euros. «Es el único jugador en Estados Unidos con un modelo híbrido rentable», destacaba el CEO de la plataforma europea. Mientras, Groen señala que Uber Eats registró pérdidas operativas de 1.235 millones de euros, Delivery Hero de 431 millones y Doordash (líder en Estados Unidos) de 405 millones.

Nuevos escenarios

Beatriz Romanos cree que la pandemia del coronavirus, que ha impulsado la demanda de la comida a domicilio, puede acelerar un escenario donde el modelo de estos grandes agregadores conviva con otras propuestas de nicho.

En su opinión, la entrada de restaurantes con un ticket medio más alto amplía el público objetivo y abre la puerta a nuevos modelos. «El cliente de estos restaurantes está más dispuesto a asumir el coste del envío, lo que permite al restaurante explorar nuevas vías. Puede optar por el reparto por su cuenta o a través de servicios independientes de estos grandes agregadores. Además, al cobrar el reparto de forma independiente al precio de la comida se gana en transparencia», dice.

La batalla de la comida a domicilio

Just Eat Takeaway

Jitse Groen fundó Takeaway, una plataforma para pedir comida a domicilio, en el año 2000 cuando era un estudiante universitario en Ámsterdam. Veinte años después, la compañía europea se ha convertido en un gigante mundial. Su crecimiento se ha acelerado en los últimos cinco años, en los que ha adquirido más de una docena de rivales. En 2018 se hizo con las operaciones alemanas de su rival Delivery Hero y el año pasado se impuso a Naspers (accionista de referencia de Delivery Hero a través de su brazo inversor) en la puja por Just Eat, por la que ha pagado 8.000 millones de dólares. Fundada en Dinamarca en 2001, Just Eat es otra de las compañías pioneras en este sector. Ahora, Groen entra en EEUU tras hacerse con Grubhub en una operación pagada con acciones que valora a la compañía norteamericana en 7.300 millones de dólares. Un movimiento con el que frena las ambiciones de su rival Uber Eats. La capitalización de la compañía es de 12.900 millones.

Uber Eats

El negocio de ‘delivery’ gana peso en Uber. En el primer trimestre, los ingresos de Uber Eats crecieron un 53% hasta 819 millones de dólares debido al aumento de la demanda durante la pandemia. Uber Eats, que perdió 313 millones de dólares entre enero y marzo, supone un 23% de los ingresos del grupo. Uber quiere ser líder o número dos en los países donde opera: ha abandonado algunos mercados y busca crecer vía compras en otros. Desistió de la compra de GrubHub por el temor a un veto regulatorio.

Meituan

Meituan el tercer grupo de Internet más valioso del China tras Alibaba y Tencent, con una capitalización que ronda el billón millones de dólares hongkoneses (115.000 millones de euros). Además del negocio de entrega de comida, ofrece otros servicios (como reserva de hoteles o billetes) con mayores márgenes, lo que le ha permitido anotarse beneficios en el pasado. En el primer trimestre ingresó 2.050 millones de euros al cambio, un 12,6% menos, y volvió a los números rojos debido al impacto del Covid-19.

DoorDash

DoorDash, la mayor empresa de entrega de comida a domicilio de EEUU, ultima el cierre de una ronda de financiación que elevará su valor por encima de los 15.000 millones de dólares (13.215 millones de euros) sin contar los nuevos fondos, según desveló la semana pasada ‘The Wall Street Journal’. DoorDash, que se prepara para una próxima salida a Bosla, controla cerca de la mitad del negocio de reparto de comida preparada a domicilio en EEUU, según datos de abril de la consultora Edison Trends.

Delivery Hero

Fundada en Berlín, Delivery Hero es el otro gran jugador europeo del sector. La compañía, con presencia en Europa, Asia, Norte de África y Latinoamérica, adquirió el año pasado el líder coreano Woowa Brothers en una operación que valoró a la asiática en 4.000 millones de dólares. No está presente en España, (a diferencia de Just Eat, Deliveroo o Uber Eats), pero tiene el 12,7% de Glovo, el unicornio español del sector. El año pasado más que duplicó ingresos hasta 1.460 millones. En pérdidas, está valorada en cerca de 18.000 millones.

Source: expansion.com

Desarrolla todo el potencial de tu proyecto o negocio con LABe.

Para startups Para empresas

Para Startups

Una incubadora de talento y emprendimiento que impulse proyectos mientras pone a prueba conceptos gastronómicos en un entorno real.

Para Empresas

Un laboratorio que permite testar herramientas y productos alimentarios, y un espacio en el que desarrollar nuevas líneas de negocio.

Para Horeca

Un espacio de formación técnica aplicada y asesoramiento profesional en nuevas tecnologías y Gastronomía digital.

¿A qué sabe el futuro?