¿Acuicultura como alternativa futura a la agricultura para alimentar a la humanidad?

16 julio 2020

¿Acuicultura como alternativa futura a la agricultura para alimentar a la humanidad?

“El planeta está llegando al límite de su capacidad para proveer alimento. Es urgente tomar medidas y éstas pasan por virar nuestro consumo de productos terrestres a productos de origen marino. La agricultura y la ganadería no pueden crecer más porque el agua dulce necesaria para su realización es un recurso limitado, y no se puede seguir insistiendo en usar el agua en la cuarta parte del planeta que es seca”.

Así se expresaba el biólogo marino Carlos Duarte en su ponencia a lo largo de la segunda y última jornada del congreso online Encuentro de los Mares, añadiendo que la respuesta a esta incertidumbre sobre la alimentación futura está en los océanos: “Una cuarta parte del alimento tendrá que venir, en un futuro no lejano, del mar. Si actuamos rápida y sosteniblemente, y relajamos la presión sobre los stocks pesqueros, podemos multiplicar la actual producción de alimento marino y se podrá recuperar su biomasa en diez o veinte años. El mar tiene una alta capacidad para regenerarse, como se demostró en España con la recuperación de la anchoa del Cantábrico o con los años de moratoria del atún”, explicaba Carlos Duarte.

Y es que, según este biólogo marino, el problema de fondo es que “en el mar el hombre sigue siendo básicamente cazador y recolector, no produce su propio alimento, y no podemos depender únicamente de la captura salvaje si necesitamos alimentar a casi 10.000 millones de personas en 2050. Es ahí donde entra en juego la acuicultura que, aunque relativamente reciente, aún tiene camino por recorrer. De los 3.000 organismos marinos que consumimos, solo hemos ‘domesticado’ un 15 %. Estamos a punto de agotar los recursos terrestres pero los océanos aún pueden abastecernos”.

Despensa de la humanidad

Sobre esta misma idea del mar como futura despensa, el ecólogo marino Boris Worm, profesor de Biología en la Universidad Dalhousie (Halifax, Canadá), explicaba que “producimos más alimento partiendo de los mares del que se ha producido nunca, pero nos encontramos en un punto de inflexión: si no hacemos bien ahora las cosas podemos no estar a tiempo de revertirlas. La base para conseguir un desarrollo marino sostenible es crear una economía neutra en carbono, porque si no, la capacidad de producción del océano se va a reducir sin remedio. Hay que actuar rápidamente porque las alteraciones ya son visibles en nuestros mares y se está observando un declive en la capacidad de capturas debido a la reducción de los niveles de plancton, la sobrepesca y el calentamiento global”.

Para combatir estos extremos, Worm afirmó ser partidario de crear áreas protegidas, ya que “con un 30 % de los océanos protegidos (ahora solo es el 5%) conseguiríamos revertir la situación. La buena noticia es que el responde, y en veinte años de buen trato y gestión sostenible de sus recursos se puede conseguir una recuperación casi total de un sistema marino”.

Resumen

¿Acuicultura como alternativa futura a la agricultura para alimentar a la humanidad?

Título

¿Acuicultura como alternativa futura a la agricultura para alimentar a la humanidad?

Descripción

“El planeta está llegando al límite de su capacidad para proveer alimento. La agricultura y la ganadería no pueden crecer más porque el agua dulce necesaria para su realización es un recurso limitado, y la cuarta parte del planeta es seca”.

Autor

Diario de Gastronomía

Source: diariodegastronomia.com

Desarrolla todo el potencial de tu proyecto o negocio con LABe.

Para startups Para empresas

Para Startups

Una incubadora de talento y emprendimiento que impulse proyectos mientras pone a prueba conceptos gastronómicos en un entorno real.

Para Empresas

Un laboratorio que permite testar herramientas y productos alimentarios, y un espacio en el que desarrollar nuevas líneas de negocio.

Para Horeca

Un espacio de formación técnica aplicada y asesoramiento profesional en nuevas tecnologías y Gastronomía digital.

¿A qué sabe el futuro?